viernes, 24 de febrero de 2017

La muerte de un gigante. El arce de Orion


Arce de Orion.
 Hace aproximadamente un año me llegó un encargo para hacer un panel que explicara el recorrido que uniría dos de los cuatro árboles monumentales que tiene el valle de Aezkoa, todos en territorio del monte Aezkoa ( Aezkoamendi).
 Tenía que ser un recorrido que pusiera en valor dos de ellos; el arce de Orion (acer campestre) y los avellanos de Orion. Sería un recorrido corto, sin grandes dificultades, para ofrecer también una alternativa a gente mayor o con niños,o simplemente para gente que no tiene tiempo de ir a la zona del embalse de Irabia.
Entonces lo dibujé para ponerlo en el panel, y poder darle otro valor que si me ciñera a una simple foto.


Este es el panel que hicimos, que se ha quedado un poco desfasado, porque nadie se imaginaba que esto pudiera llegar a pasar:


Sendero de los árboles monumentales (Irati, valle de Aezkoa)
   
Antes de ayer,miércoles 15, los guardas de medio ambiente del gobierno de Navarra, con quienes tengo amistad, me comunicaron lo sucedido. Ignoro si los vendavales que sufrimos hace una par de semanas pueden ser la causa, y también es verdad que se han roto muchos otros árboles, pero también es cierto que ha caído hacia el sur. y los vendavales vinieron de allí, por lo que debería de haber caído hacia el norte.





El árbol parece que hubiera sido reventado por un cartucho de dinamita. Se ha partido en tres, si tenemos en cuenta el tocón que ha quedado. No se le veían ramas secas que indicaran que estaba enfermo, y todavía se le pueden ver las yemas frescas, esperando a la primavera que ya no llegará para Él




 Cuando se examina lo que ha quedado del interior del árbol, se pueden ver como en la fotografía de abajo, que una parte ya estaba siendo atacada por insectos xilófagos, y otras por hongos descomponedores de la madera. No creo que ninguna de estas dos haya sido de por sí, la causa de su muerte, ya que en mi opinión, los hongos de esa clase no creo que ataquen a la madera sana, sino que  lo hacen a la enferma.
Cavidades y galerías producidas por insectos xilófagos

Hongos descomponedores de madera muerta

Al fin y al cabo, este árbol tenía más de 300 años, con lo cual ya había rebasado el límite de unos 100 años que se le estima. ¿Os imagináis encontraros a alguien con 300 años?  No creo que tuviera mucha mejor pinta...
Según he leído, a las puertas de madera de arce se les atribuía la virtud de no dejar pasar a los demonios, y a los niños se les pasaba por hojas de esta clase de arce para mejorar la longevidad.




Sin embargo, el destino final de este compañero no va a ser la motosierra. Los guardas y yo,en calidad de Juntero o vocal de la junta del valle de Aezkoa, comentamos que nos parecía conveniente que permanezca allí, y si es posible, plantar al lado otro arce de la zona, antes que traer otro de fuera.
Quiero ver si de cara a la primavera brota debajo suya alguna semilla, para que pueda ser su propio material genético el que continúe en el mismo lugar otros 3 siglos,  y poder plantar a su sucesor, protegido del ganado hasta que tenga un buen tamaño.





Después de dar durante tres siglos oxígeno, refugio, sombra y alimento, además de otras cosas menos tangibles, como alegrarnos el espíritu y ser un ejemplo para tomarnos las cosas con más tranquilidad, se va un amigo. Un árbol de los tiempos en que la selva de Irati seguía siendo selva.
La vida continúa.
Semillas del arce centenario.





2 comentarios:

  1. Si no habéis leído, os gustará "La vida secreta de los árboles" de P. Wohlleben. Habla de estas cosas y de árboles longevos tb. Las tormentas son la criba de los más ancianos... tb les hace vulnerables estar sólos... Saludos, me laegro de ver este blog. Pedro J.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro.
    Me he leído el libro,y me gustó mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar